Seguidores

jueves, 24 de junio de 2010

Elena Santa Cruz, una Señora Titiritera!



¡Hoy estoy tan feliz!... Realmente me siento honrada, LA SEÑORA ELENA SANTA CRUZ me respondió un mail con una generosidad enorme, y esa humildad... que es de personas GRANDES DE CORAZÓN.
MIL GRACIAS ELENA, SOS UN EJEMPLO A SEGUIR. Tus títeres van sembrando amor por donde andas. Graciassss!




Desde los 13 años, Santa Cruz se apasionó por el arte de los títeres, y los estudió. Además, es maestra jardinera, profesora de actividades prácticas, catequista, licenciada en Educación Inicial y egresada de la maestría interdisciplinaria en Familia, en la Universidad del Salvador.

Muy probablemente sus estudios le dieron las herramientas para producir sus presentaciones, pero de seguro fue lo que ellas generaron en el público lo que hizo famosos a esta hacedora de risas y a sus muñecos. "No hizo falta buscar nada, cada encuentro se fue dando desde la propia tarea. Los ámbitos donde comencé como voluntaria fueron la calle y los hogares de chicos. De un hogar o instituto les comentaban a los otros sobre lo que sucedía con mis títeres y me llamaban", cuenta.

Si bien su labor es independiente, siempre se une a las personas que ya están trabajando en cada lugar. "Creo profundamente en el valor de interactuar y la necesidad de estar con otros para crecer y compartir", dice Santa Cruz.

Aunque trabaja con adolescentes, adultos y personas de la tercera edad, su público habitual son los chicos. Para Santa Cruz: "Son el futuro, la esperanza, la posibilidad de un mañana en paz. Todo lo que se les da son semillas que van a florecer en algún momento. Trabajar con ellos cuando están bien es un regalo, porque son generosos y frontales. Y cuando están enfermos o muy tristes es un honor, porque he aprendido de ellos mucho más de lo que pude darles: su capacidad de lucha, su deseo de vivir y sus ganas de jugar jugándose por salir adelante. El agradecimiento de un nene con su risa en medio de una situación difícil es el mayor aplauso que se puede recibir".

Sus títeres han conocido penales, institutos de menores, hospitales, refugios, hogares, barrios necesitados, escuelas, comedores y la calle misma. "Si algo me llena el corazón es trabajar con quienes de otro modo no podrían ver un espectáculo de títeres", expresa.

Sus muñecos están hechos de peluche o goma espuma, pero lo importante es cada uno despierta algo especial. Además, es necesario que todos los materiales sean lavables. "Es fundamental que estén impecables y pueda, en el caso de los hospitales, lavarlos luego de cada presentación", explica Santa Cruz.

Para ella, cada títere es único e invariable. Les da vida asignándoles nombre, edad y gustos. Así, cuenta: "Los nombres son muy sonoros y busco que sean de fantasía. No utilizo nombres de niños para que ninguno se sienta ridiculizado, ni centro de atención o distinto del resto del grupo. Se llaman, por ejemplo, Bambú, Melanco, Pochocho, Alegría "

Las presentaciones son historias extraídas de cuentos, leyendas y mitos. Si bien las obras ya están armadas, siempre está atenta a las necesidades de cada persona o grupo. "Al trabajar con niños en situaciones difíciles, los tiempos de atención son muy variables -explica-. Entonces lo que hago es llevar una serie de elementos preparados y luego los armo según la situación. Es un encuentro con y para cada nene o grupo. Pensado acorde con sus historias. Es como un regalo a medida."

También tiene en cuenta las particularidades de los lugares a los que lleva sus funciones, por eso no utiliza luces ni equipos de sonido ni retablo, "para no obstruir el paso, sobre todo en los hospitales". Trabaja con la técnica de títere al público. "Para poder mirar a los nenes y para observar afectuosamente en el caso de los barrios, institutos y refugios", añade.

Fuente:
Por Paula María Martin. LA NACION

4 comentarios:

vivi dijo...

què hermosa entrada !!!!!se nota que es una excelente titiritera...
muchos besos ali.

Fernanda dijo...

Es divina! muestra tanto amor y las ganas por vivir y dar a otros es impresionante!!!!!
Gracias por todo lo q nos diste en MAdryn!

Anónimo dijo...

Es una Grande me gustaría tener una dirección de correo o numero de teléfono donde contactarla, me lo podrían pasar. Muchas gracias

Anónimo dijo...

Tuve el agrado de conocer a tan maravillosa persona. Elena fue y será quien despertó en mi el cariño hacia los títeres. Trabajo en Jardín de Infantes y a partir de los títeres logro sacarles sonrrisas todos los días a los pequenos de sala de 5. Besos por abrir tu corazón...